lunes, 1 de junio de 2009

Así es...

Así es, no hay más. La felicidad no existe, sino momentos felices.

Ahora no hay nada, no queda nada, se esfumó, se desvaneció, solo queda el profundo dolor teñido de negro, la tristeza, la desesperación, resignación, ausencia, vacío, todo negro.


2 comentarios:

Silvia dijo...

Qué mal, Daniel. Espero ver pronto otra vez el rayito de sol al que me tenés acostumbrada. Un abrazo,


Silvia

Daniel Soto Morúa dijo...

Pronto será, Silvia, no queda de otra que sacarlo de algún lado!