miércoles, 3 de diciembre de 2008

Mayor Francisco Morúa Carrillo

Mi abuelo nació en San José, hijo de una familia de bajos recursos y muchos miembros. Gracia a sus estudios, logró salir adelante. Desde que casó con mi abuela Georgina, vive en Puntarenas, puerto que lo ha acogido con dulzura, afecto, respeto y cariño.

A sus 93 años, se entera de una gran noticia, para él, la satisfacción más grande que se ha llevado en su actividad de bombero.

Esta semana se celebra en Costa Rica la "Semana Nacional del Bombero 2008", dedicada, justamente, a mi abuelo materno Francisco, Tito. 

El domingo pasado, se realizó en uno de los salones del INS, la actividad de homenaje: 65 años de servicio voluntario, desde 1940. Durante su vida profesional, destacó en cargos como profesor de inglés, matemáticas, piloto, radio técnico y auditor; y como cuentan sus amigos bomberos más cercanos, seguidores de sus honorables labores, también cumplió (y continua) su acción de portador cultural e intelectual, tratando temas de economía, finanzas y contabilidad, hasta humamismo, literatura y música.

Por primera vez se rinde este honor a un bombero voluntario que radique fuera del área metropolitana, y tanto bomberos permanentes como voluntarios mostraron su satisfacción por esta asignación.
 
La ceremonia fue más que emotiva, tan solo el hecho de haber viajado de Puntarenas hacia San José, significó un gran esfuerzo de su parte. Para nosotros, la familia, es un gran orgullo conmemorar esta semana, junto a él. Sobra decir que en el evento, él estaba más que contento, entró llorando cuando desfiló por todo el salón, y alrederor de cuatroscientos bomberos no dejaban de aplaudir.


2 comentarios:

Silvia dijo...

Caramba, Daniel, qué bonito, me alegro mucho. No sabía que tu abuelito tuviera ya tantos años.

Daniel Soto Morúa dijo...

Sí, le debo la historia, si gusta :)