viernes, 22 de agosto de 2008

Monstruo

Si fuera un monstruo ¿sería igual físicamente o algo distinto? ¿aterrador o sencillamente feo? ¿espantoso por fuera o solo tendría el corazón dañado? ¿cruel y perverso o brutalmente deforme? 

A veces pienso que soy un monstruo, por dentro. 

4 comentarios:

Silvia dijo...

Claro que sos un monstruo. Todos somos. Unos más que otros. Punto.
Imaginate cómo nos veríamos si, en vez de ver el físico de las personas, viéramos caminando por la calle el daño psicológico que sufrecada uno.
Claro, si hiciste algo deleznable, espero que te sintás bien mal.
Un abrazo,


Silvia

Silvia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sofia dijo...

Mi querido Daniel,

TODOS somos monstruos. El ser humano por naturaleza, y todavìa màs por crianza, se vuelve inevitablemente monstruoso. Es esa extraña mezcla que ya mencionaba Robert Louis Stevenson con "Dr. Jekyll and Mr. Hyde"... que si bien literatura, no deja de ser muy real, pues no pasan muchos años desde que se nace, para darse uno cuenta que hay una dicotomìa inseparable, y que la conciencia del ser humano se compone de lo que llaman bien y mal... esa lucha incansable entre ambos, hace que muchas veces seamos Dr. Jekyll y otras Mr. Hyde.... TODOS tenemos algo de MONSTRUOS.

José Pablo Román dijo...

Mmm esa parte monstruosa le conoceré yo? Pero no es lo monstruoso por lo que tenés que preocuparte. Es por el control que podás ejercer sobre lo instintivo que hay en vos, lo que hay en cada uno. Despues de todo no puede existir lo bueno sin lo malo, ni mucha luz sin provocar sombras.
Además que es lo monstruoso más que la capacidad de ser instintivo y de ser libre? Acaso la maldad y la bondad no están sujetas a una moralidad impartida por una clase dominante, dictada por las bases de una sociedad? Que hablada de mierda... pero los buenos pueden ser malos y los malos buenos... Que nos hace mejores? la fortaleza para hacer lo que realmente creemos correcto, q como los Zeus, seamos capaces de vencer la batalla en contra de los Titanes. El instinto nos da libertad pero nos convierte en solo un animal más... es mejor luchar por ser el animal que vos querés. Después de todo, por más instintivo q es el humano, puede contra su propia naturaleza para convertirse en quien realmente quiere ser.